martes, 11 de octubre de 2022

Homilía Eucaristía 20 aniversario - "Con sólo tres letras..."

 Voy a hacer la homilía con varias vocales.

- La primera es OOOOOOO.....

Les voy a contar una tentación que he tenido saben que las tentaciones en sí no son pecado mientras no caigamos en ellas. Les voy a contar la tentación y les diré si cai o no en ella. ¡Veinte años de aniversario de la Capilla! Ooooooh! ¿Habrá que hacer algo extraordinario por ello, algo muy solemne porque es una fecha redonda?

Esa era la tentación y les comento cual fue mi respuesta. Pues no, realmente no porque Jesús Pan de vida se nos manifiesta en la sencillez y en la fragilidad de su propia vida. Cuántas veces nosotros revestimos de poder y de magnificencia, de extraordinario. Así que tentación superada porque ese Ooooo, puede ser la tentación del Orgullo. Lo que descubrí en la oración es que simplemente vamos a dar gracias juntos por este camino que el Señor está haciendo con nosotros este camino iniciado hace 20 años.

 Ese Ooooo es la O de ofrenda, Jesús Hijo de Dios es la mejor ofrenda hecha Pan de Vida. Y nosotros estamos llamados a ser ofrenda, no a ofrecer ratos libres que no tenemos nada que hacer, llamados a que la vida entera sea ofrenda en la adoración y en la vida diaria.

 

La segunda vocal: ¿Eeeeeeeeh?

Algunos se preguntarán ¿ Y yo no tengo ningún mérito porque soy de los que están desde el principio o estás desde hace unos meses...? ¿Y yo tengo algún mérito como sacerdote por estar ahora en la Capilla?

Nadie tenemos ningún mérito. Este tiempo nos sirve para entender, entender que todo es gratuidad. Jesús se queda entre nosotros y reparte sus dones no porque los merezcamos sino porque Él quiere, del modo y manera que Él crea más oportuno.

Por lo tanto, la Eeeee, sería entender y escuchar. Si no nos hacemos como niños no entraremos en el Reino de los Cielos. Tendremos que despojarnos de todo aquello que nos hace pensar que lo que recibimos del Señor es porque nos sabemos el Catecismo o el Derecho Canónico. O por el tiempo que uno lleva aquí o las horas que le dedica. Se trata de entender que el niño es quien se deja modelar por sus padres y obedece...

 

Y finalmente la letra Aaaaahhh. Seguramente más de uno de los aquí presentes exclaman así: Ahhhh. Quizá sería bueno recordar que la Adoración no es dejar los ojos en blanco o ir por la vida con la mirada en el suelo o con las manos juntas rezando siempre. La A de la verdadera adoración nos lleva a amar, a avanzar y por lo tanto a ser más amables, acogedores...

El verdadero termómetro de nuestro servicio como adoradores no es el tiempo ni el esfuerzo puesto, es si durante este tiempo has aprendido a sonreir más, a saludar y preocuparte por los demás, a tender tus manos y unirlas a las del prójimo.

 Tomando como referencia las palabras del Papa Francisco sobre la adoración, es bueno recordar:

Adorar es hacerse pequeño en presencia del Altísimo, descubrir ante Él que la grandeza de la vida no consiste en tener, sino en amar. Adorar es redescubrirnos hermanos y hermanas frente al misterio del amor que supera toda distancia: es obtener el bien de la fuente, es encontrar en el Dios cercano la valentía para aproximarnos a los demás”.

Concluyo y me ayudan ustedes: tres vocales.

Oooooooooo . O de ofrenda, desde la sencillez, renunciar a lo extraordinario.

Eeeeeeee. E de entender y escuchar. No hay méritos propios, todo es gratuidad. Entender que debemos ser como niños.

Aaaaa... A de amar, avanzar, amabilidad, acogida.

Repetimos todos:

Oooooo - ofrenda

Eeeeee - entender y escuchar

Aaaaa - amar , avanzar, adorar.

Termino haciendo una oración espontánea en nombre de toda esta asamblea aquí reunida (...)

¡Así sea!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario.
Un saludo.
Julio Roldán