domingo, 4 de abril de 2021

¡Feliz Pascua 2021!


 
Este año 2021, la Pascua 
tiene para mí un sentido muy especial. 
Contigo no me une ningún lazo de sangre, 
propiamente no somos parientes. 
Gracias por dedicarme 
tu tiempo a leer 
mi felicitación pascual.

Mis padres, Julio y Mari Tere, 
celebran la Pascua eterna en la Casa del Padre. 
Sin embargo, mi familia de verdad 
son personas como tú 
que comparten la creencia, 
así como la certeza de que Cristo vive 
y da sentido a nuestros días. 
Los lazos de la fe son más grandes y fuertes 
que los de la misma sangre. 
Y por encima de todo, 
lo fundamental: nos une ser humanos.

Mi fe en Cristo resucitado 
me hace sentirme familia viva 
de cuantos compartimos juntos 
unas mismas vivencias de fe,
la certeza de que Cristo vive 
y nos hace hermanos, 
testigos de su Buena Noticia 
en la Iglesia y el mundo de hoy.

Señor resucitado,
aquí tienes mi sonrisa y mi alegría,
para ser evangelizador gozoso 
de tu presencia en medio de nosotros.

Señor resucitado,
aquí tienes mis manos abiertas
para acoger las tuyas y las de mis hermanos,
para abrazar, fortalecer y acompañar

Señor resucitado,
aquí tienes mis ojos,
una mirada atenta para descubrirte vivo
en personas y circunstancias diarias.

Señor resucitado,
aquí tienes mis oídos,
para escucharte en quien es ignorado,
para prestar atención 
a tantas voces silenciosas.

Señor resucitado,
aquí tienes mi boca,
para alegrar y animar,
para infundir aliento y ganas de vivir.

Señor resucitado,
aquí tienes mis pies
dispuestos a tu seguimiento
y ser así apasionado mensajero tuyo.

Señor resucitado,
contigo no guardemos 
distancia de seguridad,
solo si nos acercamos a ti
comenzará algo nuevo.

Señor contigo,
en la vida espiritual no son necesarias
ni mascarillas ni máscaras,
solo basta la autenticidad.

Señor contigo, 
no es necesario lavarse las manos,
deseas implicación en el vivir de cada día,
compromiso transformador 
de la realidad de hoy.

Señor contigo,
el anuncio del Evangelio
no conoce límites de aforo,
la Buena Noticia 
es movilidad,
no tiene limitaciones perimetrales.

Señor resucitado,
aquí tienes mi corazón,
para amarte sobre todas las cosas,
para acoger como parte de mi familia
a quien recibe ahora 
esta felicitación pascual.

Gracias a ti, que me lees,
por acoger mi felicitación pascual.
Gracias por aceptar 
ser parte de mi verdadera familia.

Te agradezco encarecidamente, 
no me envíes respuesta 
a mi felicitación pascual.

Sin embargo, pongo a prueba 
tu imaginación y creatividad. 
Por supuesto, puedes orar por mí, 
eso es fundamental. 
 
Y también más adelante 
puedes contactar conmigo personalmente, 
o quedamos para comer, tomar un café, 
pasear o disfrutar juntos un rato libre 
en tu grata compañía contigo, 
con tu familia, con amigos comunes... 
En definitiva, estar en familia, sentirnos familia.

Ser familia del Resucitado, 
construir fraternidad, 
es buscar siempre gestos 
y palabras oportunas para cada momento.

Cristo resucitado 
sea fuente de tu alegría, hoy y siempre. 
Encantado de crecer en fraternidad, 
sentirnos familia de verdad.

Si has llegado hasta el final 
de esta felicitación pascual, 
es una buena muestra 
de la fraternidad existente entre nosotros. 
Gracias de corazón.

Feliz Pascua 2021, 
un abrazo fraterno y grande, 
siempre agradecido 
tu amigo, Pastor y Hermano.
 
 
Julio Roldán
Domingo de Pascua 4 de abril de 2021

2 comentarios:

  1. ¡FELIZ PASCUA DE RESURRECCIÓN,JULIO! Sea como dices. Pues, sí. El Resucitado nos tomó como su familia y tiene un plan para cada persona. Él espera que nos acerquemos para soplárnoslo al oído y cuenta contigo y con tantos sacerdotes para que nos sirvan de guía en este peregrinar.

    ResponderEliminar
  2. Ha estado grande el Señor en ésta Pascua de Resurrecciòn 2021!Ha aumentado su familia! Nos ha reunido aquì! Nos alimenta con éstas bellas palabras! Nos invita a confiar en él!Nos invita a dar sentido a la buena noticia que Jesùs ha resucitado!Gracias!bendiciones!

    ResponderEliminar

Gracias por tu comentario.
Un saludo.
Julio Roldán