viernes, 3 de abril de 2020

Primer viernes de mes solidario con los afectados de la pandemia



Primer viernes de mes, 3 de abril. El Corazón de Jesús nos ama entrañablemente y a Él nos acogemos desde su misericordia y amor entrañable. La comunión de los nueve primeros viernes, hoy es comunión espiritual. Te invito a unirte a la eucaristía por algún medio de comunicación, a tener un rato de oración y para eso te hago dos propuestas.

1.- Te puede servir hacer el Via Crucis del Coronavirus, que tienes en este enlace y también en la parte derecha del blog. Así empieza:


"El coronavirus nos sitúa ante una de las cruces que los seres humanos tenemos que afrontar a lo largo de nuestra vida: la cruz de la enfermedad. Una cruz que puede llegar a trastocar todos los ámbitos de la existencia: el ámbito personal, el familiar, el social e incluso el mundial, como está ocurriendo.

Oramos, junto a la cruz de Jesús, para que el Señor nos ayude en medio de esta circunstancia excepcional que requiere de la colaboración de todos para poder superarla. Que encontremos luz y paz en la Cruz de nuestro Señor Jesucristo."

2.- Si lo deseas, también otra opción es reflexionar el texto del Papa Francisco, el pasado 27 de marzo, en la exposición del Santísimo pidiendo por el fin de la pandemia del coronavirus. Aunque sus palabras las tienes a la derecha del blog, también puedes localizarlo aquí en este enlace.
Todo su mensaje es de una gran profundidad y fácilmente comprensible por todos. Si tuviera que subrayar algo para este viernes sería esto:

"El Señor nos interpela y, en medio de nuestra tormenta, nos invita a despertar y a activar esasolidaridad y esperanza capaz de dar solidez, contención y sentido a estas horas donde todoparece naufragar. El Señor se despierta para despertar y avivar nuestra fe pascual. Tenemos unancla: en su Cruz hemos sido salvados. Tenemos un timón: en su Cruz hemos sido rescatados.Tenemos una esperanza: en su Cruz hemos sido sanados y abrazados para que nadie ni nadanos separe de su amor redentor."

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario.
Un saludo.
Julio Roldán