domingo, 26 de abril de 2020

Peregrino





Señor, caminas a mi lado aunque no sea consciente de ello.                       
Sabes que en mí hay una semilla de inquietud.               
Mi corazón está inquieto y lo seguirá hasta que descanse en ti.                     
Tú, caminante, tienes inquietud por mí y vienes a mi encuentro.                
Respetas mi situación, no te adelantas, eres paciente, caminas a mi paso.            
Me escuchas, me conoces y das respuesta a mis búsquedas.                      
Quieres conocer la intensidad de mi inquietud y haces como que te vas.             
No marches, no te alejes, quédate conmigo, quédate con nosotros,             
quédate en el corazón de la humanidad en este momento especial.                   
Y así te encuentras conmigo porque me buscas.                                
Estás en medio de mi oscuridad para iluminar todo el camino.                    
Estás siempre conmigo, con nosotros.                                               
Encontrarme contigo da sentido a mi camino,                               
compartes paso a mi lado, eres mi compañero de peregrinación.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario.
Un saludo.
Julio Roldán